El informe sobre los objetivos de desarrollo sostenible 2020

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se puso en marcha en 2015 para acabar con la pobreza y encaminar al mundo hacia la paz, la prosperidad y las oportunidades para todos en un planeta sano. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) exigen nada menos que una transformación de los sistemas financieros, económicos y políticos que rigen nuestras sociedades hoy en día para garantizar los derechos humanos de todos.

Requieren una inmensa voluntad política y una acción ambiciosa por parte de todos los interesados. Pero, como reconocieron los Estados Miembros en la Cumbre de los ODS celebrada en septiembre de 2019, los esfuerzos mundiales realizados hasta la fecha han sido insuficientes para lograr el cambio que necesitamos, poniendo en peligro la promesa del Programa a las generaciones actuales y futuras.

El Informe sobre los objetivos de desarrollo sostenible para 2020 reúne los datos más recientes para mostrarnos que, antes de la pandemia de COVID-19, los progresos seguían siendo desiguales y no estábamos en vías de alcanzar los objetivos para 2030. Algunos avances eran visibles: la proporción de niños y jóvenes que no asistían a la escuela había disminuido; la incidencia de muchas enfermedades transmisibles estaba en declive; el acceso al agua potable gestionada de forma segura había mejorado; y la representación de la mujer en funciones de liderazgo estaba aumentando. Al mismo tiempo, el número de personas que padecían inseguridad alimentaria iba en aumento, el medio ambiente natural seguía deteriorándose a un ritmo alarmante y persistían niveles dramáticos de desigualdad en todas las regiones. Los cambios no se producían todavía a la velocidad o escala necesarias.

Ahora, debido a COVID-19, una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes está amenazando las vidas y los medios de subsistencia, lo que hace que el logro de los Objetivos sea aún más difícil. A principios de junio, el número de muertos había superado las 400.000 personas y seguía aumentando, sin que casi ningún país se salvara. Los sistemas de salud de muchos países han estado al borde del colapso. Los medios de vida de la mitad de la fuerza de trabajo mundial se han visto gravemente afectados. Más de 1.600 millones de estudiantes no asisten a la escuela y decenas de millones de personas están siendo empujadas de nuevo a la pobreza extrema y el hambre, borrando los modestos progresos realizados en los últimos años.

Aunque el Coronavirus afecta a todas las personas y comunidades, no lo hace de la misma manera. En cambio, ha expuesto y exacerbado las desigualdades e injusticias existentes. En las economías avanzadas, las tasas de mortalidad han sido más altas entre los grupos marginados. En los países en desarrollo, los más vulnerables -incluidos los empleados en la economía no estructurada, las personas de edad, los niños, las personas con discapacidad, los indígenas, los migrantes y los refugiados- corren el riesgo de verse aún más afectados. En todo el mundo, los jóvenes se ven afectados de manera desproporcionada, en particular en el mundo del trabajo. Las mujeres y las niñas se enfrentan a nuevos obstáculos y nuevas amenazas, que van desde una pandemia de violencia en la sombra hasta cargas adicionales de trabajo de cuidado no remunerado.

Lejos de socavar el argumento a favor de los ODS, las causas profundas y los efectos desiguales del COVID-19 demuestran precisamente por qué necesitamos el Programa 2030, el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y el Programa de Acción de Addis Abeba, y subrayan la urgencia de su aplicación. Por lo tanto, se ha pedido constantemente una respuesta internacional coordinada y amplia y un esfuerzo de recuperación, basado en datos y ciencia sólidos y guiado por los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Es preciso fortalecer urgentemente los sistemas de salud en los países que corren mayores riesgos, con una mayor capacidad de análisis, rastreo y tratamiento. El acceso universal a los tratamientos y las vacunas, cuando estén disponibles, es esencial. Se necesita una respuesta multilateral en gran escala para garantizar que los países en desarrollo dispongan de los recursos necesarios para proteger a los hogares y las empresas. Los conjuntos de medidas de recuperación deben facilitar el paso a una economía con bajas emisiones de carbono y resistente al clima y apoyar el acceso universal a servicios públicos de calidad. Y se necesita liderazgo y apoyo para asegurar que las organizaciones estadísticas cuenten con las herramientas y los recursos necesarios para facilitar la adopción de decisiones oportunas e inteligentes. Para orientar y apoyar esas medidas, el sistema de las Naciones Unidas se ha movilizado a todos los niveles, aprovechando las recientes reformas del sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo.

Al comienzo de este Decenio de Acción para la aplicación de los objetivos de desarrollo del Milenio, hacemos un llamado para que se renueve la ambición, la movilización, el liderazgo y la acción colectiva, no sólo para vencer a COVID-19 sino para recuperarnos mejor, juntos, ganando la carrera contra el cambio climático, abordando decididamente la pobreza y la desigualdad, potenciando verdaderamente a todas las mujeres y niñas y creando sociedades más inclusivas y equitativas en todas partes.

Descarga [ aquí ] el informe completo en inglés

Déjanos un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>