Igualdad de género y diversidad

Ser parte de la Red Latinoamericana de Ciudades Arcoíris es muestra del interés y compromiso que tiene la capital antioqueña para eliminar la discriminación y ser un territorio incluyente y amigable con la población LGTBI, y seguro para las mujeres y las niñas.

Si hay algo que siente Jhon Jairo Gómez por la Alcaldía de Medellín es gratitud. Él, a quien sus amigos conocen como Jota, ha sido beneficiario, desde hace más de cinco años, de diferentes programas que le brindaron apoyo y atención psicológica para aceptarse como es y rehacer su vida, pues fue víctima de desplazamiento intraurbano y de otros flagelos como abuso y violencia sexual.

El Centro para la Diversidad Sexual e Identidades de Género es como su casa, donde se siente feliz, acogido y respetado. “Aquí me ayudaron a encontrarle un sentido a mi vida. Comencé a pintar, expuse mis obras y he crecido mucho como ser humano”, asegura.

Medellín es la ciudad número 22 en el mundo en ingresar al programa “Ciudades Seguras” de ONU Mujeres, es la tercera en Latinoamérica y la primera en Colombia.

Al igual que él, otros gais, lesbianas y transexuales han recibido atención diferencial e integral en el Centro. Este espacio, abierto a todo tipo de público, fue creado a partir de la política pública LGBTI que protege sus derechos y demuestra el compromiso de Medellín para combatir la discriminación, la homofobia y la violencia psicológica y física.

Para avanzar también en ese sentido, a través de la Agencia de Cooperación e Inversión de Medellín y el Área Metropolitana, se vio la oportunidad de construir con otras ciudades estrategias alrededor de la diversidad sexual y la identidad de género. Fue entonces cuando en 2016 Ciudad de México, Buenos Aires, Rosario, Montevideo, São Paulo, Bogotá y Medellín crearon la Red Latinoamericana de Ciudades Arcoíris.

“Estar en la red significa ser una ciudad amigable con la diversidad, e intercambiar conocimientos y experiencias para enriquecer los programas y acciones que tenemos para esta población”, explica Paulina Suárez, secretaria de Inclusión Social.

La ACI Medellín ha acompañado y gestionado las visitas de ONU Mujeres para conocer cómo la ciudad avanza en brindar seguridad para las mujeres y las niñas.

Logros de un territorio incluyente

Medellín tiene hoy un plan estratégico de su política pública LGTBI, con una proyección a 10 años, que busca mejorar las condiciones de vida de estas personas con servicios como acompañamiento psicosocial, asesorías jurídicas e intermediación laboral, así mismo fomentar acciones que transformen los imaginarios sociales que hay sobre ellas:

  • Trabajo con un enfoque interseccional, es decir, reconociendo las diferencias para darle a cada persona una atención que se ajuste a su situación.
  • Acciones de sensibilización en las empresas privadas para que dejen a un lado los prejuicios y den oportunidades laborales a estas personas; jornadas de salud, y una agenda académica y cultural sobre temas de interés tanto para ellos como para el resto de la población.
  • Trabajo articulado con las secretarías de Salud, Cultura, Mujeres, Privada, Desarrollo Económico, Comunicaciones y otras instituciones como la organización Fauds (Familiares y Amigos Unidos por la Diversidad Sexual y de Género) y Egocity para lograr acciones que garanticen la inclusión y la protección de los derechos de las personas LGBTI.

 

Desde 2012, más de 500 personas LGBTI han recibido asesorías psicosociales y jurídicas en el Centro para la Diversidad Sexual e Identidad de Género.

51 procesos gestionados de cedulación y cambio de nombre para la población transexual
y más de 60 talleres formativos a septiembre de 2018.

Más de 50.000 personas de todos los géneros e identidades participaron de la Marcha del Amor, realizada el 1.° de julio del 2018.

Espacios seguros para las mujeres y las niñas

Los piropos, las miradas lascivas, los silbidos y otros sonidos que muchas veces reciben las mujeres en los espacios públicos de Medellín generan en ellas sentimientos como inseguridad, miedo, rabia o desagrado, lo que las hace ser más prevenidas y desconfiadas cuando van en transporte público, caminan por la calle o cuando visitan espacios como parques o gimnasios al aire libre.

Conscientes de esta situación, la Secretaría de Mujeres, con el acompañamiento y gestión de la ACI Medellín, logró que la ciudad ingresara en 2015 al Programa Global de Ciudades Seguras para las Mujeres y las Niñas de ONU Mujeres, una iniciativa para visibilizar y actuar frente al acoso, la violencia sexual y de género que ocurre en espacios públicos.

La implementación del proyecto ha tenido estas etapas:

2015

Estudio exploratorio sobre seguridad y violencia de género en la comuna 3, Manrique.

2016

Construcción del marco lógico sobre la percepción del acoso y violencia sexual de mujeres y niñas en el espacio público.

2017 - 2018

Realización de la prueba piloto con cuatro componentes:

Ver: visualización de información a través de mensajes plasmados en murales, stickers
en los buses y material pedagógico.

Comprender: trabajo con los públicos priorizados: mujeres y niñas, policías, maestros, comerciantes y transportadores.

Transformar: salidas y conversaciones con la ciudadanía para generar conciencia y cambios frente a esta problemática.

Gestionar: articulación institucional con otros actores como las secretarías de Seguridad, Educación y Cultura, Inder Medellín, el Metro y la Corporación Con-Vivamos.

Secretaria de las Mujeres, Valeria Molina Gómez
Secretaria de las Mujeres, Valeria Molina Gómez.

“Todo lo que hicimos en Manrique fue con la participación de las mujeres y las niñas, fueron ellas las que construyeron los mensajes”, cuenta Valeria Molina, secretaria de las Mujeres, quien explica que escogieron esta comuna para iniciar con el programa porque es la segunda con mayor número de hombres respecto al resto de la ciudad y de los 15 barrios que la conforman, el 58% son considerados vulnerables.

Después de esta experiencia, la Secretaría trabaja en la construcción de una segunda línea base para otras tres comunas de la ciudad, con la que se identificarán aspectos como formas de acoso sexual; sentimientos frente a este y efectos que genera; frecuencia con la que las mujeres sufren alguna forma de acoso; lugares donde más se da, y percepción general en cuanto a violencia y acoso sexual.

Medellín hace parte desde 2015 del Programa Global  de Ciudades Seguras para las Mujeres y las Niñas de ONU Mujeres.

Medellín, con los lineamientos de ONU Mujeres, ha ido más allá, ha sido innovadora y referente en otros lugares del mundo por su compromiso y por llegar a lugares como el transporte público para construir un territorio seguro para las mujeres y las niñas.

Déjanos un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>