Inteligencia artificial

La competitividad de Medellín está ligada a la innovación y a la tecnología. Se trata de una apuesta por el trabajo de calidad, la apertura a nuevos mercados y la generación de desarrollo.

Cuando Alejandro Gómez vio en Medellín a la humanoide Sophia, que interactúa y sostiene conversaciones con las personas, sintió una onda en la cabeza, un pálpito que le decía que en la ciudad se tenía la capacidad de hacer un robot igual o mejor.

La Sophia de sus sueños podría estar en la recepción de Ruta N, orientar y registrar a los visitantes, o mejor aún, en el aeropuerto internacional José María Córdova para recibir a los turistas, sostener conversaciones, preguntarles cómo les fue en el viaje, explicarles dónde tomar el transporte, contarles la noticia del día o qué sitios turísticos deberían visitar.

Una onda similar se expandió en el corazón de Alejandro cuando era niño y conoció a Savia Mente, la robot que enseñaba sobre los servicios públicos en el Museo Interactivo de EPM. En ese entonces, nació su sueño de hacer robots, un anhelo que cumple en Digital Americas Pipeline Initiative, DAPI, el primer Centro de Inteligencia Artificial de Colombia, creado en Medellín por Ruta N y el IRPA & AI, Institute for Robotic Process Automation and Artificial Intelligence de Estados Unidos.

 

Distrito de Innovación de Medellín Ruta N
2016 - 2018

5.906

empleos generados, 1.264 en 2018.

234

empresas atraídas de 31 países, 26 en 2018.
La robot Sophia en Medellín
La robot Sophia visitó Surámerica por primera vez, gracias a la Escuela de Verano de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín.

Cuando Alejandro dice “tenemos la capacidad” se refiere a un ecosistema que se está gestando en Medellín con DAPI como articulador, y del que hacen parte unos 6.000 miembros entre profesionales del mundo expertos en automatización robótica de procesos, computación cognitiva e inteligencia artificial (IA).

DAPI, que funciona como una empresa independiente, tiene casi asegurada la demanda del mercado mundial por las conexiones comerciales del Instituto IRPA & AI, el primer y más grande ecosistema global de este tipo de especialidades, conocido por su visión, experiencia, liderazgo y acceso a tomadores de decisiones en grandes compañías en el mundo.

La inversión en tecnología e innovación rompe la inequidad, conecta a los ciudadanos y permite la confluencia de voluntades y de sueños de ciudad”.

Catalina Restrepo Carvajal,
Directora ejecutiva de la ACI Medellín.

Esta entidad tradicionalmente contrata los desarrollos en India y México, pero después de evaluar varios mercados, como Costa Rica, escogió a Medellín como sede y a Ruta N como socio comercial, para establecer esta empresa que tiene como unidades de negocio: crear talento, vender servicios, formar una comunidad de desarrolladores y startups y, más adelante, asesorar empresas en las especialidades relacionadas con automatización, machine learning, procesos robóticos e IA.

Gracias a la gestión de Procolombia y la Agencia de Cooperación e Inversión de Medellín y el Área Metropolitana –ACI Medellín–, IRPA escogió la ciudad por condiciones como la zona horaria, que facilita los procesos en el día a día con Estados Unidos, el costo de la mano de obra y las fortalezas de Ruta N para desarrollar las capacidades locales.

“Las dudas iniciales que tenía el Instituto sobre asentarse en Medellín son hoy grandes ventajas de DAPI: el talento humano, un socio con un engranaje fuerte para desarrollar a Medellín como hub de AI, garantizar la sostenibilidad a largo plazo y promover un ecosistema local con visión internacional”, resalta María Isabel Palomino, gerente de DAPI.

“El analfabetismo del futuro será la tecnología y nos preparamos para enfrentarlo. En poco tiempo Medellín será epicentro de inteligencia artificial”

María Isabel Palomino, gerente de Digital Americas Pipeline Initiative, DAPI.

Superar las expectativas

La ACI Medellín realizó el acompañamiento legal y operacional, y facilitó el relacionamiento con IRPA. En solo tres meses de operación DAPI cuenta con cuatro expertos en matemáticas, ingeniería de sistemas, electrónica, física e inteligencia artificial; a diciembre serán 24 empleados y en un año, 60, todos con los beneficios de un empleo de calidad: buenos salarios, sostenibilidad en el tiempo y oportunidades de crecimiento profesional. 

“Este tipo de iniciativas centradas en la formación son una oportunidad para diversificar la plataforma empresarial en una industria de alto potencial como la innovación y la infraestructura tecnológica. Reducir la brecha digital nos permtirá disminuir la desigualdad y facilitar la creación de empresas y empleos”, destaca Alejandro Franco Restrepo, director ejecutivo de Ruta N.

A 2020 la inteligencia artificial generará 2,3 millones de trabajos en el mundo. A 2021, aportará USD 16.000 millones a la economía mundial”.

Fuente: PwC.

Cuando Frank Casale, fundador de IRPA & AI, llegó a Medellín pensó encontrarse una ciudad menos desarrollada, pero dijo sentirse en Silicon Valley al ver la infraestructura de Ruta N, hallar talento en tecnología rentable y el apoyo del gobierno, las empresas y las comunidades de investigación académica. Para el lanzamiento de DAPI, un chat bot hizo el registro de los asistentes, quienes se tomaron una foto y la subieron al sistema para que luego, a su entrada, un robot made in Medellín, los identificara a través de una pantalla de reconocimiento facial y les diera la bienvenida por el nombre.

Inteligencia artificial en Medellín

 

El matrimonio entre IRPA & AI y Ruta N

IRPA & AI se encarga del entrenamiento y la parte comercial, armar los módulos de capacitación, y conectar a DAPI a la red de acceso al mercado internacional. Ruta N puso el capital de arranque para contratar el personal y administra a DAPI.

  • El modelo de negocio: contratar y capacitar personas con un perfil mínimo en lenguaje de programación Pytion y Javas Script para vender servicios.
  • La inversión: USD 250.000 de Ruta N, unos 750 millones de pesos para el primer año de funcionamiento; y un millón de dólares de IRPA & AI, en especie, para la formación del equipo y el desarrollo de la oferta y la plataforma de servicios.
  • Los servicios: solución de problemas y optimización de procesos a través de inteligencia artificial, desarrollo de bots, robots o programas informáticos autónomos capaces de hacer tareas de los humanos, programación en RPA y softwares especializados.
  • El proceso: los empleados tienen un entrenamiento entre 30 y 60 días en RPA e IA y realizan un proyecto propio como práctica.
  • El empleo: 680 personas en cuatro años.

Déjanos un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>